a esta altura ya es indignante (por no usar adjetivos mas fuertes) la incompetencia y total libertad con la que, al menos la gente encargada de allanamientos se ha manejado en mi caso. 

Hace UN AÑO de la incautación de INFINIDAD de elementos. El acta de allanamiento firmada por la Jueza, CLARAMENTE establecia la incautación de ELEMENTOS ELECTRONICOS. Puede entrar en sutilezas para definir si un elemento cae o no dentro de dicha categoria. Creanme que he recurrido a mucha bibliografia y la intepretacion es muy variada. Pero no voy a entrar en esa discusion. El tema principal es que LUEGO DE UN AÑO, no se relizó ninguna pericia de lo incautado, y ni hablemos de que no me entra en la cabeza, como puede ser defendido por la jueza y fiscal que se retenga una mochila negra marca Columbia, mi tarjeta STM de transporte publico, mi tarjeta OCA, mi token de firma electronica avanzada de ABITAB, y monedas simbolicas de criptomonedas que no son mas que, Plastico… que van a periciar de dichos elementos? 

Consta en el expediente que tienen valores que pertenecen a terceros entre las cosas incautadas, que nada tienen que ver con la causa, que me causan una responsabilidad a mi, asi como un daño, y estan retendiendo pertenencias de alguien que nada tiene que ver con lo investigado. ¿como la se defiende dicha actitud? 

Lo unico que se es que el fiscal me menciono de una forma bastante “hostil” el hecho de que uno de los pendrives que tenia en el momento de mi detención tenian “12 virus” (y el pendrive aparece en el expediente fotografiado junto a una regla). No me quedó claro cual fue su pregunta o acuasación. Yo escuchaba mientras hacian la “pericia” de dicho pendrive y puedo asegurar de que trabajaron sobre el dispositivo original, es decir, no lo clonaron ni sacaron dos copias del mismo, sino que que lo enchufaron a una PC y supongo que el antivirus les salgo. Trabajo en ethical hacking, generon una gran cantidad de payloads con el metaexploit con diferentes fines y si, seguramente dichos archivos generen alertas en algunos antivirus. Es razonable. Luego de escuchar la “pericia” del pendrive, pegué un grito al darme cuenta que tenian un par de USB KILL y les pedi que por favor tuvieran cuidado y no los conectaran a ningun dispositivo. La persona que fue a escucharme pretendió hacerse la canchera y conocer de que se trataba. Claramente tenia una nocion, pero apuesto mi vida que nunca habia tenido en su poder uno de esos aparatos. Lo peor de todo es que a raiz de eso, incluyeron en el expediente que yo tenia “USB KILLERS”, a lo cual, nuevamente, el fiscal me consulto de una forma un poco agresiva sobre el mismo, y me dijo “kill como matar?”, mientras el actuario me pedia que deletreara el nombre del aparato. 

FRUSTRANTE!